Elegía a mi Hermano

on Miércoles, 17 Mayo 2017. Posted in Poemas

…”Que cada uno llore como pueda”. Mario Benedetti

 

Simplemente no parece verdad,

Es tan de mentiras pensar

Que hace no tanto tiempo reíamos días enteros

Y tus palabras sinceras y oídos atentos

Moraban al cruzar el pasillo,

Tan sólo al frente de mi cuarto.

 

Hay estaciones en la vida

En la que el invierno es el clima permanente,

La duda inminente,

El desconsuelo indestructible

Los Recuerdos sollozantes

Y el quebranto mudo.

 

No hacía falta que dijeras nada,

Pero como alguna vez lo dijiste,

Yo, tu mejor amigo,

Sabía con tan solo mirarte

Tener el indicio de tus pensamientos,

Tener el indicio de tus sentimientos;

A lo mejor yo, mejor que nadie,

No necesitaba largas explicaciones

Para entender tus silencios,

Y escuchar esos gritos imperceptibles

Por el viento, por el aire, por la luz

Y por muchos otros que decían conocerte;

Pero inquebrantables por dentro nuestro.

 

Hoy ya no estás, te has ido,

El tiempo no me ha esperado,

Sólo espero no haber llegado tarde,

Y que en tu alma estés convencido,

Que cada momento que no estaba a tu lado

No me había ido,

Seguía ahí, seguí ahí, sigo aquí,

Sólo que sin poderte ver,

He ahí la única diferencia.

 

Ojalá a la vida se le ocurra tener la iniciativa

De borrar esta culpa necia de tener acá conmigo

El último abrazo, las últimas palabras de aliento,

La culpa de tenerlas acá y no de que te las hayas llevado contigo;

Espero que la vida sienta que nos debe una explicación,

Y que donde estés, cada noche te acuestes sabiendo

Que me desperté añorando un saludo de buen día,

Y que cada día despiertes sabiendo que alguien

Elevó una oración para ti antes de dormir.

 

Espero que donde estés,

Me sigas llamando tu mejor amigo,

Que te atrevas a buscar mi habitación

Cuando urjas de consuelo o tan sólo de compañía,

Y si no me encuentras ahí,

Aceptes el relevo de un viejo hermano

que ya estaba en aquel lugar.

 

Espero que donde estés,

Cuentes con alegría tantas anécdotas que vivimos juntos,

Siga siendo tu mejor amigo,

Siga siendo yo el mejor guitarrista

Como solías llamarme

O al menos el que corría a tu auxilio

Cuando la duda se asomaba por tu ventana…

 

Aquella sonrisa, aquella mirada,

Aquella sonrisa llena de dolor

Y aquella mirada que decía tanto entre líneas,

Las conocí tan bien como la palma de mi mano,

O al menos eso quiero creer ahora.

 

No te preocupes,

Yo entiendo que donde estás

No tienes tiempo para enviarme una postal,

Una carta, una frase o un secreto;

Ya con calma luego me dirás lo que hizo falta por decir,

Resolverás la duda que tengo en el alma

Respecto a esos últimos pasos que diste en tu vida.

 

Ya luego con calma me dirás que no llegué tarde,

Que siempre estuve ahí,

Ya luego arrancarás esta necia culpa

De quedarme con el último abrazo,

Con las últimas palabras de aliento,

Y entenderé mejor un poco todo esto…

 

Yo intentaré en ocasiones guardar silencio,

En otras tan sólo al menos no perder el control,

Y un día como hoy, como todos y como cualquiera

Recordar tantas cosas que valen la pena recordar.

 

El único problema es que te echo de menos,

Que hace falta tu compañía

Y aquella herida que existía

Ahora vale por dos;

Y en el jardín de mis recuerdos

Existen estatuas de piedra

Con tu nombre escrito al pie de ellas,

Tildándome tú recuerdo por entre mis días

Y vagando entre mis preguntas

La razón de aquella desesperación.

 

Por lo pronto diré,

Que tu sombra estará en cualquier sombra,

Y tu falta vagará en pena entre mis jornadas,

Y mi cielo dormirá mientras logre juntar de nuevo

Como piezas de rompecabezas mi alma.

 

Por lo pronto diré,

Que espero que las últimas gotas de lluvia

Que recibió tu cuerpo,

Limpiaran las heridas de tus manos

Ocasionadas por las zancadillas de la vida,

Y deseo desesperadamente

Que olvides lo que es un empujón,

Y en tu nueva vida no existan tropiezos en el camino.

 

Simplemente no parece verdad,

Es tan de mentiras pensar

Que hace no tanto tiempo reíamos días enteros

Y tus palabras sinceras y oídos atentos

Moraban al cruzar el pasillo,

Tan sólo al frente de mi cuarto;

Ahora ya a lo mejor he dicho todo,

Y si no es así, el resto lo hablaremos a solas,

Sólo queda agradecerte,

El que te hayas llevado un pedazo de mi vida…

 

En homenaje a mi hermano y todos los que protagonizamos algún momento en su vida...

Leave a comment

You are commenting as guest.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers

Copyright © Felipe Carvajal Rojas 2017