Yo Pago la Cuenta

on Miércoles, 17 Mayo 2017. Posted in Poemas

Si la condicionante

Para que dibujes en tus labios

Una sonrisa permanente

Con tinta china y no con tiza,

De esa que usan los niños

Para jugar rayuela en la calle

O en cualquier acera;

Es pagar el saldo de viejas deudas,

Morosos recibos y créditos de besos vencidos,

Yo me ofrezco a pagar la cuenta.

 

Propongo saldar la deuda

Que dejó el construir mil castillos de arena,

Para que habitaran tus sueños,

Y que fueron derribados por el mar de la vida

Y el viento del olvido que se lleva

Sólo lo que le conviene y te deja

Lo que quieres que se lleve…

 

También devolverte lo que aquél ladrón de besos

Una noche cualquiera y un día cualquiera te arrebató;

Alejándose de ti de puntillas,

Después de haber entrado a tu vida

Derribando puertas y llamándote a la ventana

Con gritos y piedras de falsas promesas.

 

No hay que olvidar la deuda que hay

en tu crédito de caricias y miradas

que siempre has dado y nunca han sido pagadas;

y peor aún, la fortuna que se ha perdido

en lágrimas pasadas, por engaños o mentiras,

por verdades nunca reales,

que con ellas no has logrado comprar consuelo.

 

Sé que esta tarea de gratis no me lo permites

Pero no pido nada a cambio, porque sería negocio

Y en negocios unos ganan a costa de otros.

 

El acuerdo si te parece

Podría ser que me permitieras tomar tu mano,

Y ser el testigo de los trazos que inmortalicen tu risa,

Sólo para estar seguro que quede bien escrita.

 

Pero, si es mucha mi osadía el pedirte esto,

Y a lo mejor tomar tu mano te sea incómodo;

Sería más que suficiente que me regalases la primera risa

Que tus labios dibujasen en el aire,

Y así yo poder guardarlo en un pequeño cofre

Y enterrarlo en una isla que queda dentro de mí.

 

La idea sería, que un día alguno,

Llegase un viejo conocido pirata,

Que se dedica a naufragar en mares

Asaltando a buques en busca de sueños,

Amor, y esas cosas,

A fin de cuentas para saldar sus cuentas;

Y que este día, harto de tanto asalto

A buques pobres que no dejan nada,

Sólo heridas y malos recuerdos que el tiempo,

Lento y poco considerado no ayuda a curar,

Llegase a esta isla y encontrase este cofre,

Y cinco minutos después sea el pirata más rico del mundo,

Por unos minutos, horas, años o vidas enteras;

Y con tu risa logre salir de deudas.

 

Anda, cómprate un traje de sueños,

Vístete con pendientes de besos nuevos,

Un collar de caricias y un calzado que te haga volar,

Y cena en luna llena en un cielo de ilusiones;

Todo esto para lucir tu nueva sonrisa;

Ah, y recuerda el tarrito de tinta china,

Que yo pago la cuenta…

 

Felipe Carvajal 24-Oct-2010

Leave a comment

You are commenting as guest.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers

Copyright © Felipe Carvajal Rojas 2017